Saltar a contenido principal Saltar a navegación principal

La FCM y el aporte necesario para consolidar una “Universidad Saludable"

Las autoridades de la FCM recuerdan que no está permitido fumar en espacios cerrados y patios internos. En 2015 la UNCUYO se transformó en la Primer Universidad Pública Saludable del país, garantizando así espacios libres de humo de tabaco para toda la comunidad universitaria.

21 de febrero de 2020, 19:36.

La FCM y el aporte necesario para consolidar una "Universidad Saludable"

Ampliar imagen


El Consejo Superior, mediante Ord. N°50/2018, prohibió el consumo de tabaco, en cualquiera de sus modalidades, en todo espacio cerrado de la UNCUYO, incluyendo patios internos de Dependencias y Unidades Académicas.

Docentes, personal de apoyo académico, egresados/as y estudiantes deben cumplir con esta normativa.

Además, nuestra comunidad invita a toda persona que visite la Universidad a cumplir con los objetivos institucionales de prevención y promoción de la salud y cuidado del medioambiente.

Ambientes saludables en UNCUYO

Los ambientes saludables han sido eje central de este proyecto por su importancia a la hora de garantizar la salud de la población de la UNCuyo

En nuestro país, la exposición al humo de tabaco afecta a las personas no fumadoras tanto como a fumadores, aumentando hasta en un 30% el riesgo de enfermedad cardiovascular, en un 25% el riesgo de padecer cáncer de pulmón y hasta en un 70% el riesgo de cáncer de mama en mujeres jóvenes, entre otras enfermedades.

Las leyes nacionales 26.687 y 7.790 establecen la prohibición de fumar en ambientes cerrados haciendo principal hincapié en los establecimientos educativos.

Desde la Coordinación de Salud Integral junto a las secretarías de Asuntos Estudiantiles de cada unidad académica, se coordinan esfuerzos para garantizar que todos los espacios cerrados: aulas, pasillos, oficinas, buffets, entre otros, sean 100% libres de humo de tabaco.

Además del daño que genera en fumadores/as y no fumadores/as el consumo del cigarrillo, sus residuos como las colillas, generan un gran impacto ambiental al ser tiradas al piso, canteros, o espacios verdes.

Los efectos de fumar tabaco

Más de 50 años atrás ya se sabía que el tabaquismo es perjudicial para los/as fumadores/as, pero tan solo hace 25 se comenzó a alertar sobre el riesgo que implica el humo ambiental de tabaco para los/as no fumadores/as.

El humo de tabaco contiene más de 4000 productos químicos conocidos (cadmio, plutonio, DDT, arsénico y muchos más), de los cuales por lo menos 250 son nocivos y unos 50 son cancerígenos.

En espacios cerrados todas las personas quedan expuestas al humo ambiental de tabaco y sus efectos perjudiciales para la salud.

Cuando se fuma en un ambiente cerrado las sustancias del humo ambiental de tabaco quedan en suspensión y permanecen por muchas horas e incluso días o semanas. No alcanza con ventilar para removerlas. Tampoco los extractores de aire. Al ventilar el humo y el olor se van pero las sustancias quedan en suspensión, pegadas a cortinados, muebles, alfombras, la ropa y el cabello.

El tabaquismo pasivo es causa de graves enfermedades cardiovasculares y respiratorias, entre ellas la cardiopatía coronaria, el cáncer de pulmón y el síndrome de muerte súbita en el lactante.

Los entornos totalmente exentos de humo de tabaco ofrecen la única protección eficaz.