Saltar a contenido principal Saltar a navegación principal

Virá a modo sostenible: buenas prácticas ambientales en el ámbito universitario

Desde la FCM proponemos a nuestra comunidad reflexionar respecto a sus acciones diarias, tomando en consideración cuáles podrían ser modificadas para disminuir consecuencias en nuestro entorno social y ambiental. Te invitamos a conocer distintas maneras en las que podés ser más sostenible.

Virá a modo sostenible: buenas prácticas ambientales en el ámbito universitario

Las buenas prácticas ambientales son cambios sencillos en las acciones que realizamos cada día. Su incorporación a nuestra rutina diaria contribuye a reducir el impacto ambiental de nuestras actividades en los diferentes entornos sociales. Desde la FCM y la UNCUYO te invitamos a examinar tus prácticas para reconocer posibles cambios que puedes realizar en tu día a día en la Universidad.

La Guía de Buenas Prácticas Ambientales de la UNCUYO se encuentra dirigida a todas las personas que conforman la Comunidad de la UNCUYO, tanto estudiantes, como profesores, personal de apoyo académico y demás personas que frecuentan el campus y nuestra Facultad. La propuesta de acciones fue ideada para el contexto universitario, sin embargo es preciso adoptarla en todos los ámbitos de nuestra vida.

Desde la FCM advertimos la responsabilidad de contribuir a la sociedad, concientizando con valores y acciones que contribuyan a realizar un consumo sostenido y consciente de los recursos.

Los/las invitamos a conformar una ciudadanía más responsable y comprometida, trabajando en el presente para mejorar el futuro.

Consumo Responsable

Para alcanzar un desarrollo sostenible es necesario que los procesos productivos generen impactos positivos, tanto ambientales como sociales y económicos. Un hábito necesario prestar atención a los comercios que frecuentamos a la hora de comprar productos de consumo.

Frente a esto, se aconseja optar por productores locales, que permiten comprobar la responsabilidad ambiental del comercio y escoger un producto con un proceso de distribución más breve.

También un eficiente modo de evitar la compra de productos descartables es cargar con los utensilios necesarios en la jornada. Planificar tu mochila sostenible es un buen hábito, previendo una botella reutilizable y más elementos necesarios en tu día.

Reciclar y Reducir

Desde el momento de elección de los productos que se van a consumir, es importante cuestionarse sobre los residuos que generan, y si es posible reemplazarlos por una alternativa más sostenible.

Asimismo, una manera de reducir residuos es hacer el mayor uso posible de los materiales, alargando su vida útil. Dentro del ámbito académico, un material de uso habitual es el papel, caso en el que se aconseja guardar antiguas hojas simple faz para utilizarlas como posibles borradores. Así también, optar por soportes digitales antes de imprimir la bibliografía.

En el momento en que el producto es solo residuo, es importante gestionarlo adecuadamente según el tipo de material. Dentro del campus universitario se encuentran diversos basureros para la separación de desechos. Esta iniciativa ayuda e instruye sobre la clasificación, reducción y reciclado de basura.

Desplazamiento sostenibles

En la actualidad es importante prestar atención a los posibles modos de desplazamiento más sostenible, logrando una menor producción de dióxido de carbono que priorice lla calidad de vida urbana y el bienestar colectivo.

Al momento del desplazamiento hacía la Universidad u otros sitios, es importante considerar y priorizar modos de desplazamiento sostenibles como las caminatas, la bicicleta u otros modos no motorizados. Asimismo, la preferencia por el transporte público es una herramienta para reducir los gases contaminantes a causa del traslado.

En el caso que sea imprescindible el uso del auto particular, se propone compartir los viajes con otras personas que se dirijan al mismo destino, logrando así disminuir la cantidad de vehículos en la ciudad.

Uso consciente de energía

La mayoría de las actividades que realizamos en la Universidad implica el uso de la energía, siendo la electricidad la más utilizada. El costo ambiental de producir energía es muy alto, por esto es importante tener en cuenta su papel dentro del cambio global, siendo fundamental reducir el consumo de energía.

Desde nuestras prácticas cotidianas podemos implementar nuevos hábitos, como prestar atención a los dispositivos electrónicos, recordando apagarlos cuando no se están utilizando. Así también, es importante aprovechar la luz natural para evitar el empleo de luminaria artificial. 

Por otra parte, si se está climatizando un ambiente es necesario que se mantenga lo más aislado del exterior, cerrando ventanas y puertas, y utilizando los ambientadores en temperaturas medias

Cuidado del Agua

La situación actual del agua a nivel provincial es crítica, sumado a las condiciones del clima árido propio de la región. Mendoza sufre su mayor crisis hídrica. Por esto, es responsabilidad de toda la ciudadanía cuidar de este recurso. 

En el ámbito académico, una de las formas es cuidar que queden cerradas las canillas en los espacios sanitarios, así como también observar si encuentra desperfectos que produzcan derroche del agua. En caso de hallarlos se debe notificar al área de mantenimiento.

Asimismo, en el contexto de laboratorio se recomienda revisar de manera periódica los equipos que utilizan agua, además de atender el uso del agua al momento de lavar los instrumentos de laboratorio.

Para más información puede consultar la Guía completa de Buenas Prácticas Ambientales, desarrollada por el Instituto de Ciencias Ambientales de la UNCUYO.