Altruismo y empatía: valores para la práctica humana en salud

Estudiantes y profesionales de la salud se reúnen todos los lunes en la Plaza Independencia para brindar sus servicios a las personas en situación de calle. Las/los protagonistas fueron entrevistados/as por MDZol.

27 de abril de 2018, 12:27.

Altruismo y empatía: valores para la práctica humana en salud

Foto: Cortesía Programa de Atención Ampliar imagen


No sólo cursan sus materias obligatorias, sino que estos/as estudiantes de Medicina y Odontología dedican parte de su tiempo en trabajar con personas en situación de calle, actividad donde se encuentran sumamente comprometidos. La experiencia ha ampliado sus miradas y profundizado su comprensión de la existencia.

El proyecto surge desde la elección entre varios programas prácticos de la materia Atención Primaria de la Salud. En lo que estas/os estudiantes se diferencian es en su vocación por la empatía y compromiso social, ya que no se quedan con la práctica que sólo dura algunas semanas, sino que eligen la opción de un año en terreno, donde no obstante, algunos llevan más de tres años cumpliendo la cita. 

Pasos que transforman 

Cada semana, estos/as jóvenes llegan primero a la sede de la organización Ayuda Urbana, que prepara y ofrece alimento a las personas en situación de calle. Allí colaboran con la preparación de la comida, confeccionan bolsas de dormir hechas con empaques de leche y seleccionan ropa. Segundo, cuando llegan a la Plaza, comienza un proceso de escucha, que puede estar relacionada o no con la salud; controlan la tensión arterial; dan turnos en la Facultad de Odontología, o derivan a la Unidad de Atención Primaria (UAPSI). Tercero, ofrecen su tiempo para acompañar al equipo de profesionales de la salud, y por último en la Facultad, el espacio del aula se convierte en un escenario para hablar de la experiencia, la emoción, el vínculo y el aprendizaje.

Jóvenes y sociedad: vínculos de aprendizaje

La apuesta pedagógica de los/as docentes y la voluntad de diálogo entre los distintos grupos que se relacionan, es fundamental para crear lazos con la sociedad y con el contexto que nos rodea. 

La búsqueda de un experiencia distinta de formación de profesionales de la salud; el encuentro con una población cuya voz no es siempre escuchada; el propósito de horizontalidad y valoración de la experiencia propia, y sobre todo, el compromiso de estos jóvenes de ir más allá de la obligatoriedad para servir, son aspectos que hacen única y valiosa esta experiencia.

Victoria Amadeo, estudiante de medicina, cuenta que entre las muchas razones para continuar su carrera, encuentra el ejercicio de la empatía, para aprender a ver realidades distintas. Y agrega que su principal razón de su estudio en las ciencias de la salud es el altruismo, donde cada quien desde su lugar de acción haga todo lo que esté a su alcance para mejorar la vida de los otros.

Adriana Defacci, socióloga y una de las creadoras de la iniciativa, habló de dos de los mayores aprendizajes de la experiencia: "Los estudiantes se van entrenando en la escucha activa: recibir al otro, identificarse con su situación y ponerse en su lugar".

Para empezar la tranformación de nuestra sociedad, dice María del Mar Cúneo, participante del proyecto, "es la aceptación de los otros como parte de nosotros, porque ellos se sienten fuera de esta sociedad, pero no están en el exterior, están adentro. Necesitamos un cambio en la sociedad, porque ellos son personas como nosotros y necesitan lo mismo que nosotros"