Saltar a contenido principal Saltar a navegación principal

La FCM y su aporte al desarrollo e implementación de una herramienta epidemiológica para anticipar la evolución territorial del COVID-19

El día de apertura de las XXVI Jornadas de Investigación fue escenario de la presentación de una herramienta epidemiológica rápida, sensible, económica y efectiva para el monitoreo de SARS-CoV-2 en aguas residuales del Gran Mendoza. Haría posible pronosticar rebrotes y picos, prever zonas rojas y diseñar estrategias sanitarias puntuales para el control de la pandemia al proporcionar información esencial con anticipación.

25 de noviembre de 2020, 16:28.

La FCM y su aporte al desarrollo e implementación de una herramienta epidemiológica para anticipar la evolución territorial del COVID-19

Ampliar imagen


La investigación es fruto del trabajo de un grupo multidisciplinario, que integró capacidades de instituciones científicas-académicas de UNCuyo y CONICET (FCM, FCEN, IHEM e IANIGLA) y organismos públicos y privados provinciales (Ministerio de Salud, Dirección General de Irrigación, AYSAM), como así también de la participación en el grupo federal de “Detección de coronavirus en el ambiente, con foco inicial en aguas residuales" coordinado por la Unidad de Gabinete de Asesores del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Nación.

La herramienta se trabajó a partir de la idea de que era posible desarrollar un sistema de alerta temprana y vigilancia del virus SARS-CoV-2 que produce la enfermedad respiratoria denominada COVID-19, a partir del análisis de las aguas residuales que produce la población. El muestreo y análisis del material genético del virus, presente en las excreciones fecales y los líquidos desechados en la higiene personal y la limpieza domiciliaria, que llegan a las plantas de tratamiento de Campo Espejo y El Paramillo, proporcionaría información fehaciente del estado de salud del 60% de la población del gran Mendoza.

Tras casi 90 días de investigación, en los que se aplicó rigurosamente el método científico, los resultados obtenidos y comunicados durante las Jornadas han sido altamente satisfactorios.

En base al desarrollo de este proyecto y a los convenios oportunamente rubricados entre las instituciones participantes y el gobierno provincial, Mendoza cuenta con una herramienta epidemiológica aplicable a la detección temprana, seguimiento y reaparición de SARS-CoV-2.

Además, será posible detectar en la población mendocina personas sintomáticas, asintomáticos y pre-sintomáticos, ya que la eliminación fecal tiene una ventana más amplia que la respiratoria. Así, el resultado obtenido a partir de una sola muestra es representativo de un grupo poblacional, lo cual reducirá significativamente la demanda de consumibles y reactivos necesarios.

También, será viable la localización geográfica de brotes de SARS-CoV-2 cuando se realicen estudios combinados de plantas de tratamiento y alcantarillado, al anticipar la aparición de los positivos por hisopados.

En consecuencia, la herramienta producto de la investigación desarrollada en nuestra Universidad permitirá, adicionalmente, que la provincia pueda implementar políticas que integren el cuidado de la salud y el desarrollo de actividades económicas, recreativas y educativas.

De su aplicación podrá surgir una modalidad de monitoreo extensiva a aeropuertos, terminales de ómnibus y pasos fronterizos que posibilite un turismo seguro; el seguimiento de las actividades educativas y deportivas de la provincia, particularmente la que provoque asistencia y concentración de personas; y la vigilancia del agua reutilizada para riego y de efluentes tratados que se vuelcan directamente a los ríos mendocinos.

A nivel general, al poder seguir las fluctuaciones estacionales de SARS-CoV-2, así como la identificación y evolución filogenética de los virus entre diferentes regiones geográficas, sería factible establecer políticas más o menos restrictivas de circulación y actividad, y evitar las crisis agudas que llevan los sistemas sanitarios al stress.

Finalmente, en un escenario en el que el SARS-Cov-2 eventualmente haya abandonado el protagonismo, haría posible la vigilancia epidemiológica de otros patógenos humanos que se eliminen en aguas residuales, los que podrían identificarse mediante pequeños ajustes metodológicos.

En la infografía dispuesta al pie es posible observar cómo funciona la herramienta. Las acciones que permiten la concentración de la muestra y la detección del virus se desarrollan con equipos e infraestructura del Instituto de Fisiología de la FCM UNCuyo. Para ello se emplea equipamiento especializado aportado por la institución, como es el caso del qPCR (PCR en tiempo real) que permite cuantificar la cantidad de virus detectado en una muestra.

qPCR Equipo Biorad CFX96 qPCR Equipo Biorad CFX96

Israel Vega, Marcela Pizarro, Liliana Carrizo, Paula Cuervo, Emiliano Diez y Maximiliano Giraud Billoud son los y las docentes investigadores/as de la FCM que participan del grupo multidisciplinario de profesionales que han hecho posible este destacado desarrollo.

Infografía: la herramienta desarrollada

Infografía: la herramienta desarrollada

Etiquetas:
covid19 | coronavirus | sarscov2 |